Aula de conocimientos

 

¿Por qué hacer
agricultura ecológica?

La agricultura moderna intensiva enfrenta dos grandes cuestiones: En primer lugar, provoca una contaminación del suelo y del agua debido al uso de abonos químicos y pesticidas. Además, estos productos causan un deterioro de la estructura del suelo al disminuir su carga bacteriana: Esto lleva a emplear maquinaria agrícola cada vez más pesada para roturar las tierras dañadas, con lo que el problema se incrementa y se crea un ciclo vicioso.
La agricultura moderna interfiere en la calidad de los alimentos mediante la presencia de tóxicos en la alimentación y la ausencia de ciertos nutrientes por causa de una fertilización deficiente. Se pretende hacer ver que la presencia de estos elementos químicos en las plantas es baja y fácilmente tolerable por el organismo, o que se trata de sustancias que se degradan rápidamente en el medio ambiente. Pero esto no es real y hay cientos de ejemplos que contradicen los argumentos tranquilizadores de las multinacionales químicas.
Los abonos químicos como el nitrógeno, sodio y potasio, desequilibran el suelo desde el punto de vista mineral, ionizando de una manera exagerada. Estos iones penetran por ósmosis, dada su alta solubilidad; la planta los absorbe en mayor proporción de la que necesita y se desequilibra.
El exceso de potasio en el suelo inhibe la asimilación de minerales vitalizantes como el magnesio, el fósforo y la mayor parte de los oligoelementos. La disminución del magnesio en las plantas que consumimos disminuye las defensas del organismo, y favorece la aparición de enfermedades graves.
La agricultura orgánica se propone, frente a este panorama dilemático e incierto, como una técnica sostenible y económica a la vez. Se trata de un método de cultivo practicado con éxito en muchos países. Está basado en la fertilización orgánica viva y en la lucha indirecta, no violenta contra los parásitos y en colaboración permanente con la naturaleza. Este método tiene muy en cuenta el respeto y protección del medio ambiente y emplea un conjunto de prácticas, como pueden ser el uso de abonos verdes, lombricompuestos, compost, rotaciones, uso de cultivos alternados. Su lema es: “si el suelo está sano, también lo estarán las plantas y los seres que se alimenten de ellas.”
 


La Lombriz roja californiana

Algo de Historia:

El rol de las lombrices en el mejoramiento de las tierras de cultivo era bien conocido en el Antiguo Egipto. Una gran parte de la fertilidad del valle del Nilo dependía de estos animales. El gran filósofo griego Aristóteles las definió certeramente como "los intestinos de la tierra". Los romanos también supieron apreciar las lombrices, aunque no ha sido hasta el siglo XIX cuando se ha explicado científicamente cual era su verdadera función en el ecosistema.

Charles Darwin demostró, en su último libro, que en el transcurso de 4 o 5 años las lombrices hacían pasar por su intestino la mayor parte de la capa arable del suelo.

 

Propiedades

  • Extremadamente vivaz.
  • De piel dura.
  • De color rojo oscuro.
  • Gran reproducción en condiciones óptimas.
  • Se adapta con facilidad a cualquier medio.

Utilidades

  • Alimento para piscifactorías.
  • Alimento para avicultura.
  • Como corrector de piensos.
  • Cebo para pesca.
  • HUMUS: ABONO ORGÁNICO POR EXCELENCIA.